homenaje-a-alicia-de-la-asamblea-la-conce-2-10-2014_2 menos peso

HOMENAJE A ALICIA LLÁCER GIL DE RAMALES

 Podía haber sido cualquier otro día. Pero, no. Tuvo que ser el jueves dos de octubre de dos mil catorce el día destinado a pasar a la memoria de la Asamblea 15 M de Ciudad Lineal.

Podía haber sido en otra convocatoria. Pero, no, tuvo que ser en el homenaje a nuestra compañera Alicia cuando todos nos dimos cuenta de la fuerza colectiva de la Asamblea, del sólido humanismo que teje y protege.

Podía haber sido con otra persona. Pero, no, tuvo que ser en recuerdo de Alicia cuando reconocimos nuestro vigor emocional y la importancia de los valores progresistas en nuestras vidas.

Podría haber sido en otra reunión. Pero, no, tuvo que ser en honor de Alicia cuando la plaza de la Virgen del Romero resplandeció llena de vidas ávidas de vida.

Se murió Alicia. Y la Asamblea organizó un homenaje para que se sienta acompañada en su nueva andadura.

Y hacia las 19;30 comenzó la marcha. Solemne.

Al principio desnudo, el micrófono emitió y difundió vitalismo en forma de poesía, de cuento, de música, de canto, de testimonio, de recuerdo…

Poco a poco compusimos el puzzle de la vida de Alicia. Reconstruimos su vida familiar, supimos de su trascendencia profesional y comprendimos su amor por la Asamblea, por el activismo político asociado a ella.

Y así fue cómo, sin darnos cuenta, tomamos conciencia de que Alicia siempre estará con nosotros. Será nuestra. Porque vive en los valores que nos transmitió con paciencia, con suavidad, con respeto y generosidad, con indulgente comprensión.

Ella nos enseñó a entender que somos frágiles; que debemos ayudarnos y tolerarnos; que hay que agruparse y compartir con decencia la tarea de abominar de la dominación.

Alicia hizo la plaza Virgen del Romero. La erigió, la impulsó y la consolidó.

Ayer llorábamos, tartamudeábamos o temblábamos no por el dolor de la muerte, que también, sino porque advertimos que nos había hecho mejores.

Porque entendimos, conmovidos, cómo Alicia edificó el monumento colectivo que nos emocionó los sentimientos: la ASAMBLEA

Discúlpanos, Alicia, por el egoísmo de hablar de nosotros a tu memoria.                              (Roberto)

 ASAMBLEA 15M La Conce,  CIUDAD LINEAL 2 DE OCTUBRE DE 2014

Ana2 con menos peso

hermana-alicia2 con menos peso homenaje-alicia-la-conce_2 menos peso

A Alicia Llácer

 Se fue con la elegancia de una hoja de otoño,
como vivió entre nosotros,
como vivió entre nosotras.
Llegará un viento de invierno
que se atreva a preguntarnos por su ausencia.
No sabremos qué decirle:
se fue antes de los fríos y los abrazos,
antes de las derrotas y las despedidas,
de las confesiones y las victorias.
Llegarán tormentas que iluminen por segundos
su presencia perdida,
sus ojos sabios, su voz templada más allá de los ismos.
Serán chispas de astuta inocencia.
Alicia, nombre de niña,
reina de las mujeres del otro lado del espejo,
de los espejos fantásticos del país de los corazones.
Añoraremos su gesto dulce y seguro
y la cadencia serena de su discurso
y el sarcasmo en la fingida incertidumbre de sus pasos.
Se fue con la prudencia de los grandes,
se dejó llevar por una ráfaga de otoño,
como una hoja de roble dorada
que traza en el cielo su último adiós.
                 (Chus)
durante el homenaje_ menos pesoopt  CONOCIDA_ menos peso opt siguiendo acto_ menos peso opt
asambleistas _menos pesoopt  JL_menos peso opt  otra amiga _menos peso opt
La vida ha cesado en este cuerpo. Debemos hacer un esfuerzo

para separar en nuestra mente la imagen de este cuerpo y la imagen de

quien ahora recordamos…

Este cuerpo no nos escucha. Este cuerpo no es quien nosotros

recordamos…

Aquel que no siente la presencia de otra vida separada del cuerpo, considere

que aunque la muerte haya paralizado al cuerpo, las acciones realizadas

siguen actuando y su influencia no se detendrá jamás. Esta cadena de

acciones desatadas en vida no puede ser detenida por la muerte. ¡Qué

profunda es la meditación en torno a esta verdad, aunque no se comprenda

totalmente la transformación de una acción en otra!

Y aquel que siente la presencia de otra vida separada, considere igualmente

que la muerte solo ha paralizado al cuerpo; que la mente una vez más se ha

liberado triunfalmente y se abre paso hacia la Luz…

Sea cual fuere nuestro parecer, no lloremos los cuerpos. Meditemos más

bien en la raíz de nuestras creencias y una suave y silenciosa alegría llegará

hasta nosotros…

¡Paz en el corazón, luz en el entendimiento!

(Marisol)

¡HAY PERSONAS  QUE PIENSAN  EN UN MUNDO MEJOR, OTRAS  SE PONEN A CONSTRUIRLO!

                                         ¡HASTA SIEMPRE COMPAÑERA!