Tras el éxito de la Consulta por la Sanidad (+ de 930.000 votos) ahora es el momento de que la Comunidad de Madrid mueva ficha.

No lo hará, está claro. Ellos seguirán con su política de reortes y privatizaciones, de favorecer a amiguetes y de recolocar a sus discípulos más aventajados.

En cualquier caso, vamos despacio porque vamos lejos y llegará el momento en que paguen sus responsabilidades.