Juzgaran a una reportera por tuitear una imagen de un policía riéndose en un desahucio

La reportera del canal de televisión Tele K Alicia Armesto ha sido citada a declarar como denunciada en un juicio de faltas el 8 de abril por colgar en la red social Twitter una imagen de un policía riéndose en un desahucio ejecutado el pasado 3 de febrero. En la citación judicial se aclara que el policía denunciante considera que la distribución de la imagen supone una “vejación injusta” contra su persona. “Orgullosos de echar a niños de cinco y siete años #Jessicasequeda”, señalaba el texto que acompañaba a la foto colgada por Alicia Armesto en el tweet.

La denuncia interpuesta por el agente, a la que ha tenido acceso Público, asegura que el policía se dirigió a la reportera para “proceder a identificarla, advirtiéndola de que en el caso de que dichas fotografías fueran publicadas en Internet con ánimo denigratorio lo pondría en conocimiento del Juzgado correspondiente” y que procedería de igual manera “si se pusiera en peligro su seguridad o sus derechos a la intimidad, propia imagen y honor”.

La denunciada, Alicia Armesto, reconoce que sí distribuyó la imagen del policía en la red social Twitter, así como colgó el vídeo del desahucio en su canal de Youtube. No obstante, Armesto considera que su tweet no supone ninguna vejación injusta para el policía y sí el ejercicio del derecho a la libertad de información y de expresión. “Es mi obligación denunciar estas situaciones”, asegura.

Asimismo, Armesto niega que el agente le pidiera la documentación y asegura que, de hecho, no fue identificada por ningún agente de policía durante los hechos denunciados. “En otros desahucios ya me llaman por mi nombre. Saben quién soy”, denuncia esta mujer. ”Dicen que me negué a identificarme y es mentira. No me pidieron que me identificara y, además, yo siempre llevo mi acreditación de prensa colgada”, explica a Público Alicia Armesto.

“Llegué y me encontré a la mujer que acababa de ser desahuciada junto a sus hijos llorando y al agente de policía que me ha denunciado riéndose mientras decía: ‘Tranquila, que ahí llega Podemos”, explica Armesto, que señala que “antes los policías se reían en los desahucios debajo de la braga y ahora ya lo hacen a cara descubierta”.

Los hechos denunciados por el agente de policía sucedieron el pasado 3 de febrero durante el segundo desahucio de Jessica, madre de dos niños de 5 y 7 años. La madre ya había sido desahuciada en septiembre de 2014 por no pagar el alquiler de la vivienda.

lacronicadelpajarito.es

 

 

La Red de Medios Sociales apoya a la periodista denunciada por fotografiar a un policía riéndose durante un desahucio.

Desde la Red de Medios Sociales nos posicionamos en defensa de nuestra compañera Alicia @alitwittt frente a este nuevo ataque a la libertad de expresión, consistente en la denuncia de un agente de la policía antidisturbios (UIP) por presunta “vejación injusta” tras  ver en Twitter una foto suya en la que aparece riéndose durante un desahucio.*

ALILa foto en cuestión fue tomada durante el desahucio  de Jessica en Tetuán el pasado 3 de febrero, que fue difundido con el hashtag  #JessicaSeQueda:

Esta forma de censura, la de judicializar cualquier ejercicio de la libertad de expresión, constituye una peligrosa tendencia por desgracia cada vez más habitual y estamos seguras de que se volverá sistemática si las reformas legislativas represivas en trámite (de la Ley de Seguridad Ciudadana y del Código Penal) sean finalmente aprobadas y entren en vigor.
En los últimos meses venimos denunciando las identificaciones arbitrarias y agresiones a periodistas por el mero hecho de grabar, fotografiar o publicar información veraz sobre las diversas situaciones que a diario se viven en el estado español, en lo que podría calificarse como un intento de aplicación de la reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana, popularmente conocida como “Ley Mordaza”, antes incluso de su aprobación definitiva.
La información directa, sin censuras de consejos de redacción influidos por intereses económicos y manejados por la influencia de sus anunciantes, es un potente instrumento de la ciudadanía contra los abusos del poder y que resta impunidad a las habituales agresiones policiales a personas que se oponen de manera directa a las injusticias de este sistema.
La información a  pie de calle, por otro lado, deslegitima moralmente la ejecución o colaboración en dichas injusticias, permitiendo que actos supuestamente amparados por la legalidad abandonen el silencio en el que pretendían desarrollarse y se transformen en altavoces contra la injusticia. Las redes de personas individuales y medios sociales luchan a diario para que los actos injustos sean motivo de vergüenza de quienes participan en ellos.
Entendemos que la dura realidad que estamos viviendo debe llegar al conocimiento del máximo número de personas sin ningún tipo de coacción, por lo que desde la Red de Medios Sociales comunicamos que seguiremos dando apoyo a quienes sufran ataques por hacer del derecho a informar su práctica diaria.
*El juicio oral se celebrará el próximo miércoles 8 de abril a las 11:10 en los juzgados de Plaza de Castilla de Madrid.